La entrevista
laboral

Es una instancia del proceso de selección, donde lo que se busca es conocerte.
Anda tranquilo y predispuesto a responder sobre vos.

Bueno, ¿y ahora?

Luego de cualquier entrevista, es muy útil evaluar tu desempeño: qué papel creés que tomaste; qué hiciste bien y qué mal; qué cosas cambiarías y cómo las mejoraría para la próxima; qué situaciones te generaron dudas respecto de cómo proceder, entre otras; y usar esa información para preparate mejor para la próxima.

Por otro lado, la ausencia de novedades luego de un tiempo pasada una entrevista tiene únicamente dos razones posibles: aún no las hay o no fuiste seleccionado en esta ocasión. Ante la falta de respuesta, después de un tiempo prudencial podés contactarte con la empresa o con el entrevistador. Así mostrarás que estás interesado, y si te informan que no quedaste, podés mostrarte apenado y que te tengan en cuenta para próximas futuras búsquedas de esa empresa. Si podés hablar con el entrevistador es muy útil pedirle que te cuente por qué no fuiste elegido y qué cosas cree que podés mejorar en tu perfil para ser un mejor candidato para la próxima oportunidad.