La entrevista
laboral

Es una instancia del proceso de selección, donde lo que se busca es conocerte.
Anda tranquilo y predispuesto a responder sobre vos.

¿Era hoy?

Una entrevista requiere preparación previa en varios aspectos.

Preparate

Llegar tarde a una entrevista genera muy mala imagen. Por eso, chequeá dónde queda el lugar, cómo vas a llegar y cuánto vas a tardar. Si se trata de un gran edificio de oficinas, tené en cuenta que anunciarte en recepción puede ser un trámite que demore algunos minutos. Si llegás antes y esperás en la recepción, podés ver cómo es el lugar y la gente de donde probablemente vayas a trabajar. No te anuncies con mucho tiempo de anticipación. Con diez o quince minutos antes está bien.

Equipate

Llevá el DNI, ya que en los grandes edificios de oficina es necesario presentarlo para ingresar. Pensá en todo lo que puedas necesitar y llevalo: CV actualizado y en buen estado, un anotador y birome por si es necesario anotar algo, portfolio en caso de que tengas que mostrar trabajos anteriores, etc.

Vestite

En la actualidad existen diversidad de estilos de vestimenta para el trabajo y algunas empresas toman su código de vestimenta como un reflejo del estilo de organización que son. Por eso, tratá de averiguar cómo es el estilo de esa empresa y ajustá tu vestimenta a eso. Y siempre evitá la ropa ajustada, minifaldas, calzas, strapless o escotes y las remeras con inscripciones que tengan frases agresivas o insultos, etc. Más allá de la vestimenta, siempre tenés que mostrar una imagen limpia, prolija y sobria.

Investigá

Recolectar información sobre el lugar y el puesto al que te vas a presentar demuestra tu interés y te posiciona mejor para poder comprender lo que el entrevistador te cuente. También podrás preguntar tus dudas. Mirá la página web de la empresa, consultá en los diarios si en el último tiempo han salido noticias sobre esa compañía, preguntá a conocidos. Si se trata de una empresa que se dedica a una actividad no conocida (las que no son de consumo o servicios masivos), investigá sobre esa actividad. Si podés, averiguá quién te va a entrevistar. No es lo mismo ver a quién será tu jefe que a alguien de RRHH.